Abogados Herencias, Familia e Inmobiliario Madrid

Régimen de visitas en un divorcio: todo lo que debes saber

El régimen de visitas después de un divorcio o separación con hijos es uno de los puntos que más conflictos puede provocar entre los progenitores.

Cuando hay menores es necesario tomar una serie de decisiones encaminadas a proteger su bienestar, y que puedan disfrutar de la compañía de ambos progenitores tras la ruptura de la forma que se determine.

No siempre es fácil adoptar este tipo de acuerdos, y como abogados de familia sabemos lo fácil que es tener problemas con el régimen de visitas:

¿Cómo determinarlo?

¿Qué pasa si no nos ponemos de acuerdo?

¿Y los abuelos, también pueden ver a los nietos?

¿Qué hago en caso de incumplimiento?

En este artículo resolvemos estas y otras cuestiones, y recuerda que lo más importante es, siempre, el interés de los peques de la casa.

regimen de visitas en un divorcio

En un divorcio, una separación, o la ruptura de una pareja de hecho, se puede elegir entre:

✔ La custodia compartida, donde los menores viven con cada uno de los progenitores por periodos alternos.

✔ La custodia exclusiva, que se atribuye a uno de los progenitores (llamado “custodio”).

En este segundo caso, se establece a favor del otro progenitor (llamado “no custodio”) el llamado régimen de visitas.

Por tanto, el régimen de visitas, que se regula en el artículo 94 del Código Civil, es un derecho a favor del progenitor no custodio (y también una obligación) para que pueda tener una comunicación con sus hijos, estar con ellos y disfrutar de su compañía.

El régimen de visitas cumple una finalidad: procurar que los hijos mantengan una relación fluida con ambos progenitores y resto de entorno familiar (abuelos, tíos), conservando los mismos vínculos afectivos a pesar de la ruptura, para que les afecte lo menos posible.

Dentro del régimen de visitas podemos distinguir la visita de la estancia:

➡️ Visita implica que el progenitor pasa con los menores un tiempo corto, como puede ser unas horas un par de tardes a la semana (por ejemplo, a la salida del colegio).

➡️ Estancia significa que los menores que quedan con el progenitor no custodio un tiempo más largo (días, mes, semanas) incluyendo las noches (por ejemplo, en vacaciones).

Régimen de visitas normalizado y no normalizado

Hablamos de régimen de visitas normalizado en las situaciones más habituales, donde el progenitor no custodio suele disfrutar de sus hijos una o dos tardes cada semana, una parte de las vacaciones y los fines de semana alternos.

En ocasiones, sin embargo, se dan situaciones o circunstancias particulares que requieren un régimen de visitas “no normalizado”.

Esto ocurre, por ejemplo:

➡️ Cuando el progenitor no custodio vive en otra ciudad diferente a la localidad donde residen los menores (por ejemplo, por motivos laborales), o son los hijos quienes están lejos.

➡️ Cuando al progenitor no custodio le resulta imposible cumplir con un régimen de visitas más habitual debido a su profesión o sus horarios de trabajo.

➡️ Cuando hay un hijo de muy corta edad (hasta los 3 años habitualmente) o un bebé, donde la frecuencia de las visitas se adapta a ellos y poco a poco se van incrementando según los menores van creciendo.

➡️ Cuando se determina los encuentros con los menores en el denominado Punto de Encuentro Familiar (siempre que así lo haya acordado un Juez), donde también puede acordarse entregarlos y recogerlos.

Si te encuentras en cualquiera de estos supuestos lo mejor es intentar ponerte de acuerdo con tu ex para organizar el régimen de visitas.

Aunque el Juez decide cuando el régimen de visitas no es normalizado, siempre va a tener en cuenta los acuerdos que decidáis mientras favorezcan el interés y bienestar de los menores.

OJO si eres el progenitor no custodio, porque tienes obligación de seguir abonando la pensión de alimentos durante el tiempo que estén contigo los menores.

Cómo se establece el régimen de visitas en un divorcio con hijos

Nuestra recomendación es, siempre, intentar llegar a un entendimiento para organizar el régimen de visitas, lo que beneficia principalmente a vuestros hijos.

En este sentido hay dos vías para determinar las visitas:

Mutuo acuerdo: si os lleváis bien podéis convenir juntos el régimen de visitas en el Convenio Regulador de la forma que mejor os viene en cuanto a horarios y días, y siempre pensando en el bienestar de vuestros hijos.

Por el Juez: Cuando no hay entendimiento es el Juez quien decide en la sentencia de divorcio el tiempo y la forma de establecer las visitas del progenitor no custodio a los menores.

Lo habitual suele ser establecer un sistema de fines de semana alternos (de viernes a domingo), una o dos tardes a la semana, y la mitad de las vacaciones de Navidad, verano y Semana Santa.

El régimen de visitas puede organizarse a través de los llamados Puntos de Encuentro Familiar (PEF), pudiendo consistir en:

  • Visitas breves del progenitor no custodio a los menores.
  • Varios días de estancia con ellos, incluyendo la pernocta.
  • Encuentros temporales en el PEF cuando lo acuerda un Juez y en situaciones donde es necesario que las visitas estén controladas en un entorno seguro.


¿Pueden beneficiarse otros familiares del régimen de visitas?

La respuesta es SÍ, y en especial suele incluirse en especial a los abuelos de los menores para que éstos no pierdan su vinculación con ellos, además de poder también contemplarse para otros parientes como tíos, primos o hermanos.

¿Qué se valora a la hora de determinar el régimen de visitas?

Cuando hay que organizar las visitas suelen tenerse en cuenta varios puntos:

➯ Las circunstancias personales y familiares de cada progenitor.

➯ Las circunstancias profesionales y laborales, como pueden ser los horarios de trabajo del progenitor no custodio que le obliga a reorganizar de otra manera el tiempo y disponibilidad para estar con los hijos.

➯ La distancia geográfica entre el progenitor no custodio y los menores, cuando residen en localidades diferentes e incluso en países distintos.

En estos casos es inviable poder estar con los menores con cierta regularidad y cumplir con la alternancia de fines de semana o las visitas entre semanas.

Lo que suele hacerse es organizar las visitas de otra forma de manera que los peques puedan pasar, por ejemplo, más días de vacaciones con el progenitor que no vive con ellos.

➯ Las circunstancias económicas de uno y otro progenitor.

➯ La edad de los menores, cuestión fundamental mientras son pequeños, donde las visitas son más amplias (con las excepciones que hemos visto en el caso de los bebés o niños de muy corta edad).

Cuando los hijos alcanzan una cierta edad (en especial la adolescencia), las visitas deben ser más flexibles con el fin de que los hijos puedan compatibilizarlas con su vida social (amigos, salidas, actividades extraescolares o deportes).

¿Se puede limitar o suspender el régimen de visitas?

La respuesta es SÍ y depende las circunstancias concretas de cada caso, siendo decisión del Juez, que en caso necesario puede optar por:

➡️ Limitar las visitas: en estos supuestos decidirá restringir el tiempo de estancia de los hijos menores con el progenitor no custodio, lo que suele conllevar no pasar las noches con el mismo.

➡️ Suspender o negar las visitas: esto ocurre cuando el Juez aprecia que hay un riesgo que pone en peligro el bienestar e interés de los menores.

En este sentido la Ley 8/2021 de 2 de junio ha modificado el artículo 94 del Código Civil, que recoge posibles motivos para suspender o negar las visitas.

Un ejemplo serían los casos de condena al progenitor no custodio por maltrato a la pareja o a los hijos en supuestos de violencia doméstica o de género.

También cuando se encuentre imputado en un proceso penal por haber atentado contra la vida, integridad física o moral o la libertad e indemnidad sexual del otro cónyuge o sus hijos.

Tampoco se establecerán visitas si el progenitor no custodio es condenado por alguno de los delitos anteriores y se encuentra en prisión, sea provisional o como consecuencia de sentencia firme.

El Juez puede también decidir una limitación o suspensión del régimen de visitas cuando el progenitor no custodio actúa incumpliendo de forma reiterada o grave las obligaciones establecidas en la sentencia de divorcio o separación.

Incumplimiento del régimen de visitas: qué ocurre y qué hacer si se incumple

Uno de los problemas más habituales tras un divorcio o separación se produce cuando uno de los dos progenitores incumple el régimen de visitas.

Los motivos del incumplimiento son variados.

➯ El progenitor custodio suele alegar para no cumplir el régimen de visitas:

“No dejo que vea a los niños porque no me está pagando la pensión de alimentos”.

“Si los niños no quieren ir, que no vayan”.

“Mejor que no vayan porque no está con ellos, se los deja a los abuelos o a la asistenta”.

“No me gusta que conozcan o convivan con la nueva pareja de mi ex”.

➯ En cuanto al progenitor no custodio, algunos de sus motivos habituales son:

“Me resulta imposible recoger a los niños cuando me toca por mis horarios de trabajo”.

“Tengo nueva pareja y no le gusta estar con mis hijos”.

“Mis hijos se niegan a estar conmigo, si no quieren no les voy a obligar”.

“No soy yo, es mi ex quien no me deja ver a los niños”.

 

Seas progenitor custodio o no custodio, esto es lo que debes tener en cuenta:

➡️ No es lo mismo un incumplimiento en un momento puntual que hacerlo de manera reiterada, sea por el motivo que sea.

➡️ El problema se presenta en caso de incumplimiento continuado y sin justificación alguna, porque en estos casos no se está cumpliendo lo dispuesto en la sentencia de divorcio o en el Convenio Regulador.

➡️ El incumplimiento de las visitas debe demostrarse por el progenitor que resulta perjudicado por el mismo.

Qué hacer cuando se produce el incumplimiento del régimen de visitas

Como abogados de divorcios siempre recomendamos a nuestros clientes intentar, lo primero, llegar a un entendimiento con la parte que incumple las visitas.

Esto beneficia principalmente a los menores, pero también a los progenitores evitando tensiones y conflictos.

➯ Si ambos habláis y llegáis a un acuerdo definitivo para evitar el incumplimiento que supone algún cambio en el régimen de visitas, es necesario interponer una demanda de modificación de medidas para que quede constancia de las nuevas condiciones acordadas.

➯ Si se trata de circunstancias provisionales (por ejemplo, el progenitor no custodio se marcha 6 meses a otra ciudad por motivos de trabajo) podéis recoger las nuevas condiciones para regular las visitas en ese periodo en un documento privado firmado por ambos.

Es importante documentar los cambios por escrito, para evitar problemas posteriores.

➯ Si hay un incumplimiento reiterado y no conseguís entenderos ni llegar a un acuerdo, es recomendable que el progenitor perjudicado realice un requerimiento previo por escrito (burofax) para que el otro progenitor cumpla con el régimen de visitas.

➯ Si el requerimiento no funciona y la parte sigue incumpliendo hay que acudir a los Tribunales interponiendo una demanda de ejecución de sentencia o del Convenio Regulador.

En este procedimiento es el Juez quien requiere a la parte incumplidora para que cumpla con su obligación o indique por qué no lo hace.

➯ Si el progenitor incumplidor se mantiene en la misma postura el Juez puede imponerle multas coercitivas, decidiendo su cuantía y el tiempo que se mantienen (se impone una multa por cada mes que continúe incumpliendo las visitas desde el requerimiento).

Desde la despenalización de las faltas tras la reforma del Código Penal en 2015 incumplir de firma reiterada el régimen de visitas NO es delito (antes se podía denunciar por vía penal a la parte incumplidora).

Ahora bien, cuando ese incumplimiento continúa produciéndose pese a los requerimientos, el progenitor que incumple puede enfrentarse al delito de desobediencia a la Autoridad del artículo 556 del Código Penal.

Te recomendamos que a la par que se tramita la demanda de ejecución de la sentencia de divorcio o el Convenio, o el proceso penal en caso de darse, interpongas también una demanda de modificación de medidas.

En ella puedes pedir que se modifique el régimen de visitas establecido en su día por incumplimiento reiterado, o en los casos que proceda, solicitar la custodia del menor o los menores.

¿Tienes alguna duda?

¿Quieres asesorarte sobre el régimen de visitas o sobre qué hacer frente a un incumplimiento?

Si necesitas respuestas a tus preguntas, en BASA Abogados podemos ayudarte a resolver todas tus dudas.

Puedes contactar con nosotros para recibir una valoración sin compromiso de nuestros abogados de familia en Madrid.

Si te ha gustado este artículo, por favor, compártelo.