Abogados Herencias, Familia e Inmobiliario Madrid

Pensión de alimentos en custodia compartida: todo lo que debes saber

Pagar o no pensión de alimentos en una custodia compartida es una de las dudas más recurrentes que nos plantean a los abogados de familia.

Existe una creencia muy generalizada sobre que cuando hay custodia compartida no es necesario contemplar pensión de alimentos, pero en realidad NO es así.

¿En qué casos es obligatorio abonarla?

¿Cuándo puede solicitarse?

 ¿Se valora igual que si no es custodia compartida?

¿De qué depende conceder o no pensión de alimentos en este supuesto?

¿Cómo se calcula?

¿Qué incluye?

En este artículo resolvemos todas tus dudas como abogados de familia para entender bien por qué en la custodia compartida también puede pedirse pensión de alimentos.

pensión alimentos custodia compartida

La custodia compartida es, quizás, la mejor manera de que ambos cónyuges disfruten por igual de sus hijos cuando hay una ruptura.

Es fundamental que como pareja tengáis una buena relación, de lo contrario sería muy difícil (aunque también es posible) que este régimen de custodia funcionara bien.

El pensamiento habitual de muchos progenitores es:

“Nuestros hijos van a pasar el mismo tiempo con uno que con otro, por tanto, los dos tenemos el mismo gasto y no tengo que pagar ninguna pensión de alimentos”.

Pues bien, esto no siempre es así y depende de cada caso en particular.

El punto de partida es tener claro qué significa la custodia compartida y la pensión de alimentos.

El segundo punto es que cada progenitor puede encontrarse en una situación económica y patrimonial diferente.

Entonces… ¿es posible tener que pagar pensión alimenticia en caso de optar por una custodia compartida?

La respuesta es SÍ, y así lo ha indicado el Tribunal Supremo en numerosas sentencias, dado que la cuantía de los alimentos debe guardar proporcionalidad no solo con las necesidades de los hijos, sino también en función de los medios de cada progenitor.

El punto de partida: entender los conceptos de custodia compartida y de pensión de alimentos

¿Qué debes tener claro sobre la custodia compartida?

La base de la custodia compartida radica en que ambos progenitores pueden compartir de la misma forma la atención y el cuidado de sus hijos.

Este régimen implica para ambos los mismos derechos y las mismas obligaciones, y puede pedirse estando o no casados los progenitores.

Hay varios tipos de custodia compartida, pudiendo ser conjunta o alterna.

Con la opción conjunta ambos progenitores conseguís que los hijos no se vean afectados por la ruptura, compartiendo por turnos el mismo hogar como cualquier familia, aunque los padres no vivan juntos.

Con la custodia alterna son los menores quienes en los periodos que se establezcan viven en el domicilio de uno u otro progenitor, que tienen su vivienda cada uno.

Es posible pedir la custodia compartida cuando ambos estáis de acuerdo (que es la opción ideal) o pedirla en un procedimiento contencioso.

¿Qué debes tener claro sobre la pensión alimenticia?

La pensión de alimentos es para los hijos y su objetivo es cubrir la totalidad de las necesidades de los hijos, de tal forma que vivan en las mismas condiciones que tenían antes de la ruptura.

El concepto de alimentos no se refiere solo a la comida, sino que abarca todo aquello que necesitan los hijos para vivir, tal y como indica el artículo 142 del Código Civil.

Esto significa que estarían comprendidos dentro de la pensión otros gastos como los de vivienda, ropa, colegios, médicos o transporte, que son necesidades básicas.

En qué casos procede la pensión de alimentos en una custodia compartida

Cuando se opta por una custodia compartida, ambos progenitores se hacen cargo de los gastos de los menores de la misma forma, porque ambos tienen la misma responsabilidad.

Ahora bien… ¿qué ocurre si cada progenitor no tiene la misma capacidad económica?

Por ejemplo, ¿qué pasa si uno de ellos tiene un sueldo de 2.800 euros al mes, mientras que el otro apenas gana 1.000 euros mensuales?

¿Y si uno de los progenitores percibe además unas rentas de su patrimonio, mientras que el otro ve reducido su sueldo porque pide la media jornada para cuidar de los hijos?

Es evidente que hay una desproporción y no se encuentran en las mismas condiciones para atender las necesidades de los hijos durante el tiempo que estén con cada uno de ellos.

Esta es la razón de ser de una pensión de alimentos en una custodia compartida.

La Jurisprudencia mantiene la misma postura entendiendo que no es justo que teniendo cada progenitor una situación económica diferente, tengan ambos que contribuir en la misma proporción en los gastos de los menores.

El Código civil también alude a esta proporcionalidad en su artículo 146 indicando que debe haber proporción en la cantidad en concepto de alimento en función de las necesidades de los menores y de los medios económicos de cada progenitor.

Únicamente no será necesaria la pensión de alimentos en una custodia compartida cuando los dos progenitores tienen ingresos similares.

Cuando existe un desequilibrio económico patrimonial evidente, el progenitor que tiene unos ingresos menores que su ex pareja puede pedir al Juez que establezca una pensión de alimentos con el régimen de custodia compartida.

Por tanto, si tu situación económica está por debajo de la de tu ex puedes pedir una pensión de alimentos y el Juez valorará el caso en particular para concederla o no.

¿Cómo se calcula la pensión de alimentos en una custodia compartida?

Recuerda que la pensión de alimentos que acuerde el Juez no es para ti, sino para vuestros hijos menores.

Por norma general, la cantidad que decida un Juez en concepto de pensión de alimentos cuando hay una custodia compartida suele ser menor que en los casos donde la custodia se atribuye en exclusiva a uno solo de los cónyuges.

Esto es así porque el objetivo de esta medida busca compensar el desequilibrio económico entre los progenitores.

De esta forma el progenitor con mayor nivel de ingresos paga esta pensión que completa lo que cada cónyuge aporta en la custodia compartida.

De esta forma los hijos menores no resultan perjudicados, manteniendo un nivel de vida similar al que tenían antes de la ruptura.

Factores a considerar a la hora de calcular la pensión alimenticia cuando hay custodia compartida

Para calcular qué cantidad abonar como pensión alimenticia cuando se acuerda una custodia compartida no se tiene en cuenta sólo los ingresos de cada progenitor.

La Jurisprudencia añade una serie de criterios adicionales que el Juez valorará para determinar la cuantía de la pensión para los menores:

➡️ Qué necesidades concretas tienen los hijos

Cada familia es diferente y el nivel de vida que han llevado hasta el momento de la ruptura se valora por el Juez para calcular la pensión alimenticia en una custodia compartida.

El objetivo es que los peques mantengan después de la ruptura el mismo nivel de vida que tenían antes.

En este sentido se tiene en cuenta todo lo que necesitan en concepto de vivienda, vestido, educación, transporte u ocio, entre otros conceptos.

En la práctica este criterio no siempre puede valorarse en su integridad porque en la mayoría de los casos una ruptura matrimonial afecta económicamente a ambos progenitores.

Esto significa que también se reduce la capacidad económica de ambos, al tener que hacer frente a gastos que antes de la ruptura no existían.

Esto ocurre, por ejemplo, con la vivienda familiar, que era una mientras la familia estaba unida, pero a partir de la ruptura serán dos viviendas, una para cada cónyuge, con el gasto añadido que supone.

➡️ La situación económica de cada progenitor

No es lo mismo que uno de los cónyuges no tenga nada suyo y perciba un sueldo modesto mientras que el otro gane el triple y tenga un patrimonio.

Son habituales las situaciones donde uno de los progenitores no trabaja, reduce su trabajo a media jornada para cuidar de los hijos o simplemente percibe un sueldo muy inferior al del otro progenitor.

El Juez tendrá en cuenta la capacidad económica de cada progenitor y su nivel de ingresos para valorar cómo va a contribuir cada uno a cubrir los gastos de los hijos, al margen de los habituales de la convivencia con los menores.

Fuera de todo lo anterior quedan los gastos extraordinarios, que deberán sufragar por mitad ambos progenitores.

➡️ El tiempo que cada progenitor va a permanecer con los hijos menores

Optar por una custodia compartida no significa que ambos progenitores vayan a pasar cada uno la mitad del tiempo con los menores.

En muchas ocasiones y atendiendo a las circunstancias personales y laborales de cada uno, el tiempo no se determina a partes iguales, pudiendo haber una desproporción en los periodos que los hijos pasan con uno y otro progenitor.

Esta circunstancia será también valorada por el Juez, dado que los gastos son mayores para el progenitor con quien los hijos pasan más tiempo.

 

Junto a estos criterios el Juez puede valorar otras circunstancias, como a quién se le atribuye el uso de la vivienda familiar en la custodia compartida, deudas o préstamos de uno y otro progenitor, o las cargas familiares (por ejemplo, si cuidan a una persona mayor en casa).

¿Cómo se paga la pensión de alimentos cuando hay custodia compartida?

Los jueces valoran de forma muy favorable para conceder una custodia compartida el hecho de que ambos progenitores se lleven bien.

Cuando mejor sea la relación entre ellos, más fácil será comunicarse y hablar con fluidez de cualquier cuestión económica que afecte a los hijos en común.

La forma más habitual en estos casos suele ser tener ambos cónyuges una cuenta corriente conjunta donde se ingresan las cantidades que correspondan y se pagan o domicilian en ella los gastos de los hijos menores.

Nuestra recomendación como abogados de familia es intentar tener siempre un pequeño “fondo” en esa cuenta y hacer los pagos regularmente para que ninguno de los progenitores se vea obligado a hacer adelantos de dinero si el otro se retrasa en los pagos.

A modo de resumen:

✔ Optar por una custodia compartida NO significa que no puedas solicitar una pensión alimenticia.

✔ El criterio principal para concederla es la existencia de un desequilibrio económico entre ambos progenitores: si tus ingresos son inferiores, puedes pedir la pensión alimenticia.

✔ El Juez también valora las necesidades concretas de vuestros hijos y el tiempo que cada uno de vosotros va a pasar con ellos.

✔ Es recomendable, sobre todo si la relación es cordial, que ambos lleguéis a un consenso en la cantidad a pagar en concepto de alimentos, y si no es así será el Juez quien decida.

Por último, antes de decidir qué pedir y cómo hacerlo, es importante que te asesores con un abogado de familia para valorar opciones y tratar de llegar a un entendimiento amistoso con tu ex.

Si quieres solicitar una pensión de alimentos en una custodia compartida, en BASA Abogados podemos ayudarte.

Puedes contactarnos para contarnos qué necesitas y como abogados de familia en Madrid responderemos a todas tus preguntas. 

Si te ha gustado este artículo, por favor, compártelo.